La entrega de Huancavelica

Huancavelica tierra del Mercurio, La Mina lleva más de 30 siglos siendo explotada por las diferentes sociedades andinas, en 1566 pasa al poder Español
Share on facebook
Share on twitter

Amador de Cabrera se hace con el control de La Mina

 

Tu generosidad y nobleza me obligan a revelarte un secreto que te hará el hombre más rico del Perú. 24 horas después D. Amador de Cabrera era dueño de la mina de azogue de Huancavelica, y realmente el hombre más rico del Perú.

Que pensaria Gonzalo Ñavincopa, natural de Acoria, Huancavelica, cuando decidió entregar La Mina a Amador de Cabrera, algún beneficio seguro, pero desafortunadamente para él y los suyos (sus descendientes), el beneficio fue demasiado poco, simplemente fueron exonerados de tasas y tributos. Según ciertos registros, informaciones y otros papeles compulsados a principios del siglo XVII por el Gobernador Ozores de Ulloa.

Las Minas de Huancavelica, habían sido manifestadas por unos indios angaraes del repartimiento de Cabrera (Huando), a quien dieron cuenta del hallazgo ( Lohmann Villena, Guillermo).

Y aunque Amador de Cabrera haya pasado a la historia como el descubridor de La Mina de Huancavelica, lo cierto es que esta ya llevaba más de 30 siglos siendo beneficiada por los mineros de Huancavelica.

La historia más conocida y casi cierta es esta:

«Sucedió, pues, en la ciudad de Guamanga que en este año (1566) en la fiesta del Corpus llevaba el guión un caballero vecino della, llamado Amador de Cabrera de la casa de moya y chinchón, encomendero de Guando, pueblo cinco leguas de Guancavelica,.

Y para ir sin embarazo dio el sombrero a un muchacho que le servía, hijo de un cacique de uno de sus pueblos. Tenía en él un cintillo de valor y el muchacho descuidándose con los demás, ó lo perdió ó se lo hurtaron, echólo menos y huyó del castigo aunque no fué el ladrón.

Contole al padre lo que le habia sucedido, sintiólo mucho más por la pesadumbre de su Señor á quien queria mucho que por la huida del muchacho. Fué al punto á ver á Amador de Cabrera, diole el pésame, respondiéndole que á no haberse perdido en servicio del Santísimo lo sintiera mucho más.

El cacique le dijo que no tubiera pena que él le daría una cosa estimadisima de los indios y españoles que valía millones de plata, y que si aquello que Pedro de Contreras sacaba con tanto trabajo era bueno, que él le daría de aquello en gran abundancia.

Abrazole Amador de Cabrera y dixole que lo querría como á hermano, y tomando los dos cabos de la cinta de armar le prometió que le haria otro el y que serian tan iguales como aquellos cabos de cinta.

Fueron junto al cerro de Guancavelica, mostróle el socavón antiguo, ya profundo, sacó limpi finísimo y del gran suma de azogue, registró la mina y tuvo la descubridora de donde con trescientos indios que se le repartieron sacó tanto azogue que reunia de renta cada dia 250 pesos»

—Los Metalúrgicos españoles en América – D. JOSÉ R. CARRACIDO – 1892

La Mina de la Muerte en Huancavelica
La famosa mina de mercurio (Hg) de Huancavelica
Huancavelica tiene una minería muy antigua

Los propios españoles que conocieron Huancavelica lo dicen, esta opinión es la más importante,  la de Juan de Solórzano y Pereyra (1575 – 1655), Jurista, Visitador y Gobernador de La Mina (1617 – parte del 1618), y dio inicio al socavón nuestra Señora de Belén, en su libro “Política Indiana” (1647), nos da más luz sobre el asunto, y dice:

Y es de advertir, que según pareció, por los muchos socavones antiguos, que junto a ella se hallaron, ya la habían labrado en su tiempo por muchos siglos los indios, pero no para sacar de ellas azogue, que no le conocieron, ni estimaron, sino solo el bermellón con que se pintaban (…) que solo por lo referido se aprovechaban los indios de este metal, por la gran copia del que se halló junto a los arroyos, barrancas, o cochas donde le lavaban, de que los nuestros sacaron muchos millares de quintales de azogue, en los primeros años que estas se descubrieron (De Solórzano Pereira 1647, 485)

Arroyos, barrancas o cochas, donde los de mineros de Huancavelica lavaban el mineral de cinabrio, para beneficiar solamente el pigmento, y quedaba el mercurio (Hg). Este mercurio  durante muchos años se estuvo «almacenando» en las dichas cochas, de tal forma que cuando los españoles llegaron solo tenían que «cosechar» el mercurio (Hg)

Imaginen la cantidad de pigmento rojo «puca llimpi» que sacaron los mineros de Huancavelica, durante siglos,….¿Donde esta tanto pigmento? tendría que existir una ciudad entera toda pintada con puca llimpi.

THE DEATH MINE OF HUANCAVELICA

Historia Hispánica

Debemos confesar que el hombre se halla expuesto a condiciones bien singularmente extravagantes. Envanecido con el privilegio que él llama razón, marcha en el mundo siempre errante, y siempre tras ilusiones que nunca llega a ver realizadas; y desconociendo la esencia verdadera de su ser, solo vive para llorar y para padecer hasta con humillación, mil vejámenes, mil tormentos y la vergonzosa opresión, que una docena de atrevidos hace pesar sobre millones de otros seres semejantes suyos.