Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

La Ruta del Mercurio en Perú Colonial

La Ruta del Mercurio en Perú es el inicio del transporte del azogue desde la mina de Huancavelica, hasta el puerto de Tambo de Mora en Chincha, de allí se embarca hasta Arica para enviarlo por tierra hasta la mina Potosí.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

GUANCABILCX MONS CELEBERRIMUS INGENS & FAMOSA FODINA, METALORUM ARGENTI VIVI QUX LICÈ AB EXTERIS HISPANI REGIS INVIDIS COMMUNE SEPULCHRUM INDIGERUTUR, & INNUMERABILIA INDORUM EXAMINA ABSORBERIT FOVEARUM ORE PATEFACTO. PLERAEQUE INDIANARUM CALAMITATUM OB SAEVITIAM, INIQUITATES, AVARITIAM, & DEPRAVATOS MORES IPSORUM EXTERORUM.

Consumada la invasión extranjera en 1533, la mina de Huancavelica guarda silencio por más de tres décadas, silencio que precede a la “tormenta perfecta” que se acerca inexorable; tres acontecimientos sellaran el ominoso destino de miles de peruanos; el primero: el gran metalurgista español Bartolomé de Medina inventa en México (Pachuca, 1554) un método de beneficio en frío, de los minerales argentíferos, la Amalgamación Mexicana; el segundo acontecimiento ocurre en Perú (Huamanga, 1566) y son dos protagonistas el peruano Gonzalo Ñahuincopa, natural de Acoria, y el español Amador de Cabrera, de la casa de Moya y Chinchón, estos dos personajes son los encargados de globalizar La Mina, y el tercer acontecimiento, que resulta ser el golpe definitivo, sucede en Cuzco (1573) y los protagonistas son dos personajes españoles, el uno: Francisco de Toledo, Visorrey y Capitán General de la provincia del Perú, natural de Oropesa, que llego al Perú, con orden del Rey, que tomase posesión en su Real nombre todas las minas de azogue del reino del Perú; y el dos: Pedro Fernandez de Velasco que se empecino en introducir el método de amalgamación en la mina de Potosí; aunados estos tres acontecimientos logran hacer realidad la famosa frase del Toledano Visorrey que dijo al salir del Cuzco: “que iba a hacer el casamiento de más importancia del mundo, entre el cerro de Potosí y el de Huancavelica.”

Primeras minas de azogue en Perú

El invento de la amalgamación se atribuye á Bartolomé de Medina, según las noticias más autorizadas, Bartolomé de Medina, procedente de Sevilla pasó á Méjico en 1554, y trabajó como minero en Pachuca, obteniendo la plata en frío mediante el azogue.

Saber más:  La Amalgamación Mexicana-Pachuca (1554).

D. Andrés Hurtado de Mendoza
II Marqués de Cañete (1556-1560)

«…Siendo Virrey del Perú el Marqués de Cañete por los años 1554 á 1558, ensayaron varios mineros de Potosí el tratamiento con azogue, impulsados por el afán de obtener las ventajas que del nuevo método se decían y por la necesidad de subvenir el agotamiento de las minas,al observar que cada vez se sacaba menor cantidad de minerales que pudieran guairarse. Los resultados fueron negativos, y cundió por todo el Perú el descrédito del procedimiento, tan felizmente establecido en Méjico…»

En 1562 se dirigió el Rey al Virrey del Perú, para que le informase:

 «Que minas de azogue se han descubierto en esas provincias y en que parte délias están, y si se saca ó puede sacarse délias mucho azogue, y si es bueno para beneficiar las minas de esa tierra, y si se benefician con él, y si bastará el dicho azogue para las minas que hay en esas provincias y para llevarse dello á la Nueva España

1565 Hambruna en Huamanga

Ubo este año muy grande hambre en la sierra, especialmente en el distrito de Guamanga; remediose con el buen gobierno de aquella ciudad, en tasar el trigo y maíz y mandar que el pan amasado se vendiese todo en una casa, y que no se vendiese a los indios, porque a ellos les bastaba el maíz , y trigo no se hallaba. La hanega de trigo se taso a 3 pesos, y la de maíz a 2; como consta de un cabildo que se hiso en Guamanga a 3 de junio de 1565

La primera noticia que en estos reinos de minas de azogue que se  tuvo, fue siendo Virrey  el señor Marqués de Cañete, el año de 1557.

Esta mina se vino a descubrir por Pedro de Contreras y Enrique Garcés, en esta manera:

que vio en poder de unos indios metal colorado molido, que ellos llaman, limpe para teñirse la cara, de que ellos usan. Y pareciéndole que el dicho limpe, era lo mismo que bermellón, de donde en Castilla él babia visto sacar azogue, hizo experiencia con él y halló ser metal de azogue; y así procuró ir a donde se sacaba el dicho metal«

Fue el caso que estaban en Lima Pedro de Contreras, natural de Sanlúcar de Barrameda y Enrique Garcés, lusitano, este vivía en Lima y el otro había ido de las minas de Atunsulla (Cerca al actual castrovirreyna); iban por la plaza de la ciudad y vieron a unos peruanos que vendían linpe o bermellón; el Garcés había visto en la mina de Almadén (España) el metal de azogue, y conoció que era de aquella manera, preguntaron al peruano ¿Dónde había de aquello?  Respondió que junto a Guamanga en unos pueblos llamados Tomac y Guacoya. Ambos compañeros hicieron compañía con  Alonso Pérez y Pedro Pinto;  hizo la costa Pedro de Contreras; llegaron al paraje; sacaron metales; hizo Garcés la experiencia; saco azogue y contento fue a buscar comida.

Agua blanca

En el entretanto el peruano que ayudo a Garcés, le dijo a Contreras como había sacado “agua blanca” de aquel metal; preguntole Contreras si sabía cómo lo había sacado, el peruano respondió que sí y Contreras saco azogue.

Cuando llegó Garcés, Contreras le enseño el azogue y le dijo:

“Señor Garcés, ya yo he dado con el beneficio del azogue”

Garcés se alboroto y le respondió que él era el primero

Contreras replico: que no era de amigos y compañeros callarle aquello a que habían venido juntos.

Fue por esto que la compañía se disolvió, Garcés regreso a Lima, donde tenía mujer e hijos, y Pedro de Contreras se quedó beneficiando el azogue a mucha costa, por ser los metales muy pobres, y vendiéndolo para nueva España, ya que en el Perú no se conocía el beneficio de la plata por azogue.

Parece ser que dos años antes Gil Ramírez de Avalos había descubierto y explotado otra mina de azogue en Tomebamba, provincia de Cuenca, de la cual era gobernador, y aunque su rendimiento debió ser también muy escaso, las noticias de tales descubrimientos fueron muy estimadas en España, sino por su valor positivo, como indicio de que algún día pudiera encontrarse un criadero abundante que satisficiese las necesidades de la metalurgia de la plata.

Felipe II en Aranjuez á 8 de mayo de 1572.
LEY PRIMERA

«Que no se lleve azogue á las indias, ni se comercieen ellas si no fuere por cuenta del rey, y prohibe la reventa. Ordenamos y mandamos que ninguna persona de cualquier estado y condicion que sea pueda llevar de estos reinos á las Indias, ni en ellas del Perú á Nueva España, ni de Nueva España al Perú ningun azogue, aunque sea en poca cantidad, pública ni secretamente, ni se reciba en las lndias, provincias, partes y puertos de ellas si no fuere por cuenta y hacienda nuestra, pena de ser perdido con el doblo lo que en esta forma se navegare, de que aplicamos la tercia parte al denunciador y las dos á nuestra cámara y fisco, y en la misma pena incurra el mercader ó persona que lo comprare en dichos reinos y provincias para tornarlo á vender, aunque sea de lo repartido y distribuido por cuenta nuestra: y lo mismo se guarde en cuanto al azogue que se llevare del Perú á Guatemala y Honduras, y remitir el virey de de Nueva España á la provincia de la Nueva Galicia, y todas las demas partes donde se beneficiaren minas de plata y fuere necesario usar este metal.Y porque se ha entendido que hay grande exceso en revender los mineros el azogue remitido por nuestra cuenta, que se les reparte para el avio de sus minas: Mandamos á los vireyes, presidentes, gobernadores y justicias que procedan á la averiguacion y castigo conforme á derecho, dando por perdido el azogue con el doblo, aplicandolo en la dicha forma, y pprocediendo á las demas penas que parecieren condignas á la culpa.»

  •  Published: Recopilacion de Leyes de los Reinos de las Indias, Tomo Tercero, Quinta Edicion, Titulo XXIII, de los Estancos, pag.117, Madrid 1841.
  •  by: Magestad Católica Don Carlos II.
  •  Biblioteca: Ebook PDF

La Mina de Mercurio de Huancavelica

El Cerro de Huancavelica
Huancavelica tierra del Mercurio, La Mina lleva más de 30 siglos siendo explotada por las diferentes sociedades andinas, en 1566 pasa al poder Español

Huamanga 1566, el peruano Gonzalo Ñahuincopa, natural de Acoria, entrega la mina de mercurio al español Amador de Cabrera, de la casa de Moya y Chinchón.

Los motivos de la entrega quizá nunca lo sepamos, nuestro enfoque es que los naturales de la zona, conocían la mina porque llevan más de 30 siglos comerciando con el puca llimppi, es toda una industria bien organizada.


 Saber más: Minería intensiva en Huancavelica


Según ciertos registros, informaciones y otros papeles compulsados a principios del siglo XVII por el Gobernador Ozores de Ulloa, los descendientes del curaca Ñahuincopa se les exoneró del pago de tasas y tributos. Esto confirma la entrega.

Las Minas de Huancavelica, habían sido manifestadas por unos indios angaraes del repartimiento de Cabrera (Huando), a quien dieron cuenta del hallazgo ( Lohmann Villena, Guillermo ).

Narración del descubrimiento de la mina de mercurio

Y aunque Amador de Cabrera haya pasado a la historia como el descubridor de La Mina de Huancavelica, lo cierto es, que esta mina llevaba más de 30 siglos siendo beneficiada por los mineros de Huancavelica.

La historia más conocida y casi cierta es esta:

«Sucedió, pues, en la ciudad de Guamanga que en este año (1566) en la fiesta del Corpus llevaba el guión un caballero vecino della, llamado Amador de Cabrera de la casa de moya y chinchón, encomendero de Guando, pueblo cinco leguas de Guancavelica,.

Y para ir sin embarazo dio el sombrero a un muchacho que le servía, hijo de un cacique de uno de sus pueblos. Tenía en él un cintillo de valor y el muchacho descuidándose con los demás, ó lo perdió ó se lo hurtaron, echólo menos y huyó del castigo aunque no fué el ladrón.

Contole al padre lo que le habia sucedido, sintiólo mucho más por la pesadumbre de su Señor á quien queria mucho que por la huida del muchacho. Fué al punto á ver á Amador de Cabrera, diole el pésame, respondiéndole que á no haberse perdido en servicio del Santísimo lo sintiera mucho más.

El cacique le dijo que no tubiera pena que él le daría una cosa estimadisima de los indios y españoles que valía millones de plata, y que si aquello que Pedro de Contreras sacaba con tanto trabajo era bueno, que él le daría de aquello en gran abundancia.

Abrazole Amador de Cabrera y dixole que lo querría como á hermano, y tomando los dos cabos de la cinta de armar le prometió que le haria otro el y que serian tan iguales como aquellos cabos de cinta.

Fueron junto al cerro de Guancavelica, mostróle el socavón antiguo, ya profundo, sacó limpi finísimo y del gran suma de azogue, registró la mina y tuvo la descubridora de donde con trescientos indios que se le repartieron sacó tanto azogue que reunia de renta cada dia 250 pesos»

—Los Metalúrgicos españoles en América – D. JOSÉ R. CARRACIDO – 1892

Lavaderos de cinabrio

La opinión Juan de Solórzano y Pereyra (1575 – 1655), Jurista, Visitador y Gobernador de La Mina (1617 – parte del 1618), y fue el que dio inicio al socavón nuestra Señora de Belén, en su libro “Política Indiana” (1647), nos da más luz sobre el asunto, y dice:

Y es de advertir, que según pareció, por los muchos socavones antiguos, que junto a ella se hallaron, ya la habían labrado en su tiempo por muchos siglos los indios, pero no para sacar de ellas azogue, que no le conocieron, ni estimaron, sino solo el bermellón con que se pintaban (…) que solo por lo referido se aprovechaban los indios de este metal, por la gran copia del que se halló junto a los arroyos, barrancas, o cochas donde le lavaban, de que los nuestros sacaron muchos millares de quintales de azogue, en los primeros años que estas se descubrieron

( De Solórzano Pereira 1647 ).

Mucha razón tenía Juan de Solórzano y Pereyra,  porque según los estudios más autorizados la minería intensiva del cinabrio en Huancavelica empezó en 1400 a. C,  Over three millennia of mercury pollution in the Peruvian Andes (2009).

La mina de mercurio de Huancavelica se globaliza y cobra importancia vital para el incipiente imperio español. Queda bastante claro que durante siglos se extrajo gran cantidad de pigmento de cinabrio-puca llimpi.

La pregunta es ¿donde está todo el puca llimppi? ¿Existe la ciudad roja, leyenda perdida que escuche de niño?

 

El azogue en la minería

En vista del decaimiento de la explotación minera, el virrey Toledo pensó, con más interés en volverla a su pasado esplendor acogiendo las proposiciones de Pedro Fernández de Velasco, encaminadas a intentar de nuevo el reemplazo del antiguo método por el de amalgamación.

El fracaso de los anteriores ensayos tenía muy mal impresionados a los mineros peruanos, y éstos desde su rutina, a pesar de su empobrecimiento, se oponían a la reforma; pero el carácter enérgico y emprendedor del virrey Toledo dio alientos a Fernández de Velasco, y después de haberse cerciorado de la eficacia y excelencia del nuevo método, lo adoptó resueltamente con mucho entusiasmo.

En 1573 siendo virrey del Perú Francisco de Toledo sucedió un hecho muy importante, veamos:

Estando el virrey Francisco de Toledo en el Cuzco, vino de Potosí un hombre llamado Pedro Fernandez de Velasco y le dijo como teniendo noticia de que en algunas partes de México se sacaba plata con azogue, ignorando el modo de esto, había hecho muchas experiencias y que al cabo de ellas había alcanzado el secreto, y que era el remedio del mundo y conservación de este Reino. Velasco le hizo dos o tres ensayos, y admirado del suceso, le dio a Velasco una ayuda de costa, y le mando que se fuese a Potosí e hiciese público el secreto; que de parte de S.M. le prometía el premio; y con esto partió el Virrey del Cuzco sin detenerse, diciendo que iba a ser el casamiento de más importancia del mundo entre el cerro de Potosí y el de Huancavelica.”

En 1574 la amalgamación se estableció definitivamente en el Perú, y la decaída industria minera revivió con la pujanza de sus mejores tiempos.

Virreyes y el azogue

D. Juan de Mendoza y Luna
Marqués de Montesclaros (1607-1615)

… «No es de menor importancia el Asiento y Cerro de Guancavelica que el de Potosí, de cuya grandeza hemos hablado lo preciso. Para esta primera noticia que ofrecemos á V.E., de este otro diremos lo que pide el mismo intento. Guancavelica es el nombre que los indios tenian puesto al valle donde esta el pueblo de Españoles que se llama Villa Rica de Oropesa»…

D. Francisco de Borja y Aragón
Príncipe de Esquilache (1616-1621)

…»La paga de estos azogues, se hace remitiendo cada dos meses la plata de esta Real caja á la de Guancavelica, siendo los unos envios de 50,000 pesos y otros de 25, que son los que llaman Mitas menores; esta paga se hace á los indios por los mineros en tabla en mano propia con asistencia de las justicias,…Almacenado pues este azogue se lleva al puerto de Chincha, que es 40 leguas de esta ciudady de alli se embarca las mas veces en navíos de Su Majestad»…

  •  Published: Memorias de los Vireyes que han Gobernado el Perú, Tomo Primero, Lima 1859.
  •  by: Peru (Viceroyalty).
  •  Biblioteca: Ebook Gratis

D. Baltasar de la Cueva Henríquez
Conde de Castellar (1674-1678)

…»Cristobal Mesia, Gobernador que entonces era de Guancavelica, que una y otra se entregaron con los demas papeles que se citan en esta relacion, fue que quedaron en ser con el azogue pesado, el que estaba sin pesar; y se habian remitido á Chincha enteramente los dichos 13,455 quintales 18 libras de azogue que quedan expresados»…

D. Melchor de Liñán y Cisneros (Arzobispo de Lima), Conde de la Puebla de los Valles (1678-1681)

…»y parece hay de consumo y gasto, lo siguiente:
Que se remiten de situado al Reino de Chile, cada año, para el Real Ejército. . . . . . . . 292,279 
En la limpia de las armas que están en esta ciudad y puerto del Callao. . . . . . . . . . . . 7,400
A los de esta Caja Real y de azogue del puerto de Chincha ……….. . . . . . . . 22,149
Al trajin de azogue desde Guancavelica á Chincha……8,000
En el de Chincha á Arica por dichos azogues………..4,500

En los indios barqueros de Chincha………………..500
…y que este pronto en el puerto de Chincha á donde se conduce desde Guancavelica por trajinero nombrado para este efecto, el cual tiene hecho asiento, y al presente lo es don Gerónimo de Sotomayor»…

D. Melchor de Navarra y Rocafull
Duque de la Palata (1681-1689)

…»Es el mineral de Guancavelica el primer cuidado de este gobierno, porque sin su azogue quedaria inutil el rico cerro de Potosí y todos los minerales del Reyno, y asi se ha de atender siempre como á la primera importancia…que á instancia y costo del minerage se está haciendo en la provincia de Vilcasguaman, y desde luego he aplicado al minerage los 52 indios que asta aora se han dado para el tragin de los azogues de Guancavelica a Chincha, aviendo reconocido que se podian y debian escussar,»…

Trajín de Azogues por Chincha

La misteriosa ruta del Mercurio Huancavelica - San Geronimo - Chincha

Mercury Mine Huancavelica Perú

Ordeno y mando que no vengan los señores de Chincha como han venido, por el trabajo extraordinario que han tenido y tienen en el trajín de los azogues de las minas de Huancavelica.

 D. Francisco Álvarez de Toledo, Capitan General Y Viso Rey Del Perú 1569 – 1581.

Ordenanzas Para Los Yungas, Los Reyes 4 Noviembre 1577.
El Viso Rey Toledo evita el Repartimiento de los de Chincha.

Esta ordenanza del virrey Toledo deja muy claro que los de Chincha conocían muy bien el camino hasta las minas de mercurio de Huancavelica,el cual debe ser un tramo importante del Qhapaq Ñan, sabido es que la cultura Chincha fue muy poderosa.

huancavelica_trajineros

«1574 fue el primer año que se envió azogue a Potosí por cuenta de S.M.; fue por tierra y por mar, llevaronse 2.500 quintales (1 quintal = 46,03 kg) de azogue (aprox. 115 Toneladas); para llevarlo se gastaron 1.346 docenas de badanas(pequeña mochila de cuero)…»
Anales Del Perú, by: Fernando de Montesinos.

Puerto Tambo de Mora en Chincha Perú

En 1584 llegó a Lima el Virrey D. Fernando de Torres y Portugal, Conde del Villar y comenzó a tratar las cosas del gobierno; la principal era enviar los azogues a la Imperial villa de Potosí por mejores caminos que hasta allí solían llevar de Huancavelica al puerto de Pisco, y de allí a Arequipa y a Potosí, y eran tantas las pérdidas de azogue, como los gastos y fletes.

Los pilotos declararon el puerto de Arica por bueno, y las personas que vinieron desde Potosí hasta Arica, descubrieron caminos acomodados para las recuas, con que desde este año paso el Trajín del azogue al pueblo de Chincha y desde allí a Arica, después le dio a aquel puerto el Rey título de ciudad, que se llama San Marcos de Arica, a cuya fundación dio principio un hidalgo extremeño llamado Francisco Hernández Nazarino, haciendo muchas casas y bodegas, y entablando las recuas del trajín del azogue.

  •  Published: Anales del Perú, Tomo II, Madrid 1906.
  •  by: D. Fernando de Montesinos.
  •  Biblioteca: Ebook Online

D. Francisco de Toledo
Capitan General(1569-1581)

Del Archivo de Indias: «…El dicho virrey D. Francisco de Toledo, paresciendole que no convenia llevar el azogue desde Guancavelica á Potosí por quenta de S.M., hizo asiento por via de fatoraje con Gonzalo Fernandez de Herrera y Compañia, en que vendio todo el azogue que de las dichas minas procediese, á precio de sesenta y cuatro pesos quintal, puesto en la dicha villa, por tiempo de tres años, que comenzaron por Enero de 1577… El dicho Visorrey hizo otro asiento por via de fatoraje, con Carlos Corco y Compañia, en que le dió el dicho azogue á setenta y dos pesos quintal, por tres años, que comenzaron por Enero de 1580.»

Ley III. El mismo Toledo á 11 de agosto de 1596.
Que el trajín de los azogues de Guancavelica al Potosí se haga por los oficiales reales con superintendencia del virrey.
«El porte y trajin de los azogues que se hubieren de llevar de Guancavelica á Potosí ha de ser por nuestra cuenta, mano y medio de nuestros oficiales reales, teniendo el virrey del Perú y ellos gran cuidado de que los de Guancavelica envíen el azogue á los de Chincha en el tiempo que tuvieren por mas oportuno, con la seguridad y beneficio que conviene, y los de Chincha lo remitan á los de Arica y estos á los de Potosí, haciendo que todos lo cumplan, como cosa que tanto importa: y lo mismo mandamos á los de Guancavelica y Potosí, y justicias de Chincha y Arica, y que el virrey no disimule ninguna negligencia ni omision en cualquiera de los susodichos, y castigue con demostración y ejemplo las culpas que averiguare.»

RECOPILACIÓN DE LEYES DE LOS REINOS DE LAS INDIAS, TOMO TERCERO QUINTA EDICIÓN, Titulo Veinte y Tres, De los Estancos, pág. 117, MADRID, 1841 |  DON CARLOS II |  Ebook Gratis

D. Juan de Mendoza y Luna, Marqués de Montesclaros
Virrey del Perú 1607 – 1615.

Almacén de Azogue San Geronimo

«De los almacenes de Guancavelica se lleva el azogue por tierra envuelto y atado en badanas sobre carneros*,hasta un pueblo de indios que se llama San Gerónimo**; y en mulas desde allí al puerto de Chincha donde se embarca y vá al de Arica, llegado se vuelve á cargar y caminar por tierra á Oruro y Potosí, de donde traen de tornaviaje las barras; del primer trajin á Chincha está hecho asiento con un particular, al viaje de mar suele ir uno de los galeones de Su Majestad, pudiendo sin hacer falta a la Armada, y cuando no, se fleta por bajas el navío de particulares»…


* Carneros de la tierra, así llamaban los gallegos a las Llamas.
** En San Geronimo existía un Real almacén de Azogue, pudiera ser actualmente conocido como San Jerónimo de Almacén ubicado en la quebrada del Río Almacén conocido también como Río Yauritambo y Río Chiripampa en el distrito de Alto Laran, Chincha, Perú.

Published: Memorias de los Virreyes que han Gobernado el Perú, Tomo Primero, pág. 45, Lima 1859. | Don Juan de Mendoza y Luna, Marqués de Montesclaros. |  Ebook Gratis

Importancia de las llamas (Lama glama)

digo que conviene mucho mirar por la conservación del ganado de la tierra (llamas), porque con él se trajina todo este Reino, y con este cuidado hice ordenanza sobre su materia y consumo

El Príncipe de Esquilache 1616-1621

D. Francisco de Borja y Aragón, Príncipe de Esquilache
Virrey del Perú 1616 – 1621.

«La costa que S.M. tiene con este azogue es mucha, pues demás de los 47 pesos ensayados que se dan a los mineros, se gasta en los fletes de Guancavelica a Chincha….y en los salarios que en esto se ocupan, 19 pesos ensayados y más por quintal… le quedan a V.E. conforme al tanteo de la contaduría, más de 12,000 quintales de azogue en caldo, en Guancavelica, Chincha y Arica y en los almacenes e ingenios de Potosí, Oruro y Castrovirreyna,…
Los trajines de Guancavelica a Chincha de este azogue dejo asentado con Andrés de Matos a 13 reales 1/2 por cada quintal, con medio por ciento de lo que trajinare, para la merma. El trajin de Arica a Potosí y a Oruro también queda asentado con ventaja con Diego de Oviedo a 7 pesos y 4 reales ensayados, el quintal, desde Arica a Potosí, y desde allí a Oruro a 6 pesos y 6 reales.»

Memorias de los Virreyes que han Gobernado el Perú, Volumen I, pág. 126 – 127, Lima 1859. | Don Francisco de Borja y Aragón, Príncipe de Esquilache. | Ebook Gratis

Noticias del Azogue

Cédula  en Madrid 23  mayo de 1573, para los oficiales reales de Nueva España,  sobre el azogue que se envía del Perú (Consejo de Indias 1656, 424)

1574 Cédula al virrey del Perú, que envíe azogue a Guatemala y Honduras. (Consejo de Indias 1656, 421)

Cédula en Badajoz, 30 septiembre de 1580, que las minas de plata y azogue, que no convengan, vuelvan a sus antiguos dueños por 6 años. Bajo ningún motivo se pase azogue del Perú a Nueva España (Consejo de Indias 1656, 425).

Cedula al Márquez de Cañete, octubre de 1592, que por tiempo de 4 años envíen azogue  en 1500 quintales por año, a la nueva España, aviso de que los azogues habían caído en manos del enemigo. (robo)

«Las minas de Huancavelica son de tanta importancia, que todas las de plata que hay en el Perú, porque, si no hubiese azogue, menos habría plata; y aunque S.M. ha echo merced de las de plata a los descubridores por los quintos que le pagan, como V.S. sabe, de estas de azogue ha retenido la propiedad.
Sobre la tierra están el día de hoy diez y siete mil a diez y ocho mil quintales de azogue en las mismas minas, puertos de Chincha y Arica y Potosí, que bastan para tres años»
D. Luis de Velasco y Castilla, Marqués de Salinas del Río Pisuerga – Virey del Perú 1596 – 1604.

«De los almacenes de Guancavelica se lleva el azogue por tierra envuelto y atado en badanas sobre carneros*,hasta un pueblo de indios que se llama San Gerónimo**; y en mulas desde allí al puerto de Chincha donde se embarca y vá al de Arica, llegado se vuelve á cargar y caminar por tierra á Oruro y Potosí, de donde traen de tornaviaje las barras; del primer trajin á Chincha está hecho asiento con un particular, al viaje de mar suele ir uno de los galeones de Su Majestad, pudiendo sin hacer falta a la Armada, y cuando no, se fleta por bajas el navío de particulares»…
D. Juan de Mendoza y Luna, Marqués de Montesclaros
Virey del Perú 1607 – 1615.

* Carneros de la tierra, así llamaban los gallegos a las Llamas.
** En San Geronimo existia un Real almacén de Azogue, pudiera ser actualmente conocido como San Jerónimo de Almacen ubicado en la quebrada del Río Almacén conocido también como Río Yauritambo y Río Chiripampa en el distrito de Alto Laran, Chincha, Perú.

  •  Published: Memorias de los Virreyes que han Gobernado el Perú, Tomo Primero, pag. 45, Lima 1859.
  •  by: Don Juan de Mendoza y Luna, Marqués de Montesclaros.
  •  Biblioteca: Ebook Gratis

«La costa que S.M. tiene con este azogue es mucha, pues demás de los 47 pesos ensayados que se dan a los mineros, se gasta en los fletes de Guancavelica a Chincha….y en los salarios que en esto se ocupan, 19 pesos ensayados y más por quintal… le quedan a V.E. conforme al tanteo de la contaduría, más de 12,000 quintales de azogue en caldo, en Guancavelica, Chincha y Arica y en los almacenes e ingenios de Potosí, Oruro y Castrovirreyna,…
Los trajines de Guancavelica a Chincha de este azogue dejo asentado con Andrés de Matos a 13 reales 1/2 por cada quintal, con medio por ciento de lo que trajinare, para la merma. El trajin de Arica a Potosí y a Oruro también queda asentado con ventaja con Diego de Oviedo a 7 pesos y 4 reales ensayados, el quintal, desde Arica a Potosí, y desde alli a Oruro a 6 pesos y 6 reales.»
D. Francisco de Borja y Aragón, Príncipe de Esquilache
Virey del Perú 1616 – 1621.

  •  Published: Memorias de los Virreyes que han Gobernado el Perú, Volumen I, pag. 126 – 127, Lima 1859.
  •  by: Don Francisco de Borja y Aragón, Principe de Esquilache.
  •  Biblioteca: Ebook Gratis

«La mita de Huancavelica tiene las mismas dificultades en su entero, o mayores, que las del Potosí; por lo cual, cuando vine a este cargo, rebajé a ochocientos peruanos de los que tenían obligación de acudir a ella, y proveí que no los hicieran trabajar de noche, y cuando volviesen a sus pueblos, los dejasen descansar cierto tiempo»
«instando en que se traiga cantidad de el (traer azogue de Almadén-España) porque el que acá se beneficia, es fuerza que cada día sea menos, respecto a la falta de peruanos…» 
D. Melchor de Navarra y Rocafull, Duque de la Palata
Virey del Perú 1681 – 1689
.

«La mina de Huancavelica es de igual cuidado que la de Potosí, por ser aquella Mina la principal que conserva la Monarquía, y tanto encarga Su Majestad á los Vireyes para que el Reino se halle abastecido de azogue para la saca de la plata.»
D. Melchor De Liñan Y Cisneros
Virey Del Perú 1678 – 1681

«Las minas más opulentas del mundo después de los siglos de Ophir Y De Tarcis han sido y son las del Perú. 
El oro y la plata del Perú es el agente de comercio del Orbe, no haviendo nacion la mas distante que no se fatigue por la posesion de su opulencia, todos solicitan galantear sus riquezas, dirigiendo desde las mas remotas regiones efectos mercantiles atrahentes de esa insignia metálica.
No hay autor, así español como extranjero, que tratando de este emisferio no se detenga en referir que el oro y la plata son frutos naturales que produce con abundancia su terreno, siendo su cordillera una cadena eslabonada de montes de opulencia, que mas o menos ocultan sus espaciosas betas. 
Concluiré esta idea con significar á V.E. que cuando el teatro del mundo y sus imperios se ven aflijidos por la hambre, la peste y por las guerras, el Perú, protegido de la providencia, reposa tranquilamente sujeto al suave yugo de las leyes morales y civiles. 
La abundancia de sus preciosos metales, de sus frutos propirios y su extensivo comercio forman el complemento de su felicidad… es de esperar que prosperen mas»…
D. Francisco Gil de Taboada, Lemos y Villamarin
Virey del Perú 1790-1796.

Mina de Almadén, España. Ruina de 1751.
Del Tremendo daño a los Mineros de Huancavelica.

 

El Virey del Perú 1745 – 1761, D. José Antonio Manso de Velasco, Conde de Superunda, nos dice de forma detallada lo que sucedió:
«El Sr. Marqués de la Ensenada prevenídome en Real órden de 5 de Junio de 1752 que en el año antecedente habia acaecido en las minas de Almadén un hundimiento de bastante consideración y que por consecuencia no se podia sacar toda la cantidad de azogue suficiente al surtimiento de la Nueva España (Mexico)… habia resuelto el Rey (Fernando VI) que inmediatamente que recibiese esta orden, diese las más eficaces providencias para que se llevase a la Nueva España la mayor cantidad posible del de Huancavelica…En otro de 16 de Septiembre del mismo año se me mandó remitiese 1.000 quintales de azogue a Guatemala…Luego que recibí estos Reales ordenes, apliqué las más efectivas providencias para su cumplimiento…Las incidencias de esta negociación fueron muchas y de notables embarazos…se celebró contrato para tres viajes con D. Antonio Pimentel, dueño de la embarcación nombrada La Rosa que es de las mejores de este comercio… Los quintales que se aprontaron fueron 5.000 y se remitio desde el Callao el 1 de Octubre de este mismo año(1752) el navio toco Guayaquil para llevar Cacao y entró en Acapulco por el mes de Enero…»

  •  Published: Memorias de los Vireyes que han gobernado el Perú, Volumen 4, Titulo Gobierno de Huancavelica, Lima 1859.
  •  by: Conde de Superunda y D. Manuel Amat.
  •  Biblioteca: Ebook Gratis

Surtir a Nueva España y Guatemala de azogue, después de hundirse la mina de Almaden, le quebrava la cabeza al Rey de España Fernando VI, que pidió socorro a Perú y ordenó al Virey Conde de Superunda, para que hiciera todo lo imposible para conseguir extraer dicho producto de la mina de Huancavelica. A Guatemala se les remitió prontamente 500 quintales en un primer embarque y al año siguiente otros 500.
A nueva España se mandó 5000 quintales, los cuales se vendieron a 86 pesos el quintal, puestos en Acapulco, incluido el empaque y el flete costó 39.099 pesos con 2 1/2 reales, resultando el importe total de 469.099 pesos 2 1/2 reales. Como todo este desembolso lo había adelantado el Vireynato del Perú, este esperaba esperaba que en cuanto los recibieran Nueva España y Guatemala, respondieran abonando el importe, Guatemala solo pagó 20.000 pesos, prometiendo que en otra ocasion se dirigiria el resto por no hallarse caudal con que hacerlo, un huesito de donde roer y acallar, pues fue lo único que se recibió, ya que señores el Rey es el Rey y ya sabiendo que el importe total se iba a abonar se adelantó ordenando al Virey de Nueva España que la plata para el Perú -¡Naranjas de la China!- y que lo enviasen a España ipso facto.

  •  by: Chanom, Periodista Española.

D. Francisco de Borja: «Almacenado pues este azogue se lleva al puerto de Chincha, que es 40 leguas de esta ciudad (Huancavelica) y de alli se embarca…»

  •  Published: Memorias de los Virreyes que han Gobernado el Perú, Volumen I, Lima 1859.
  •  by: D. Francisco de Borja y Aragón, Principe de Esquilache.
  •  Biblioteca: Ebook Gratis

De Huancavelica a Chincha se contaron treinta y seis leguas, veintisiete de las cuales hasta el asiento de San Gerónimo .

  •  Published: Historica, Pontificia Universidad Católica del Peru, Lima 1977.
  •  by: Departamento de Humanidades, Pontificia Universidad Católica del Peru.
  •  Biblioteca: Pocos Datos.

«Sobre la tierra están el día de hoy de diez y siete mil a diez y ocho mil quintales de azogue en las mismas minas, puertos de Chincha y Arica y Potosí, que bastan para tres años, en el ínterin que se va sacando lo que se ha de proceder del nuevo arrendamiento.»
D. Luis de Velasco y Castilla, Marqués de Salinas
Virey del Perú 1596 – 1604.

  •  Published: Coleccion de las Memorias o Relaciones que escribieron los Virreyes del Perú, Tomo I, Madrid 1921.
  •  by: Ricardo Betrán y Rózpide, de la Real Academia de la Historia.
  •  Biblioteca: Ebook Gratis

Debemos pues concluir que la distancia de Huancavelica hasta el puerto de Tambo de Mora es de 38 Leguas aprox. por lo que San Jeronimo se deberia encontrar a entre 9 a 11 leguas de Chincha.

D. Francisco de Toledo. | 1569 – 1581.

Pensando que no convenia llevar el azogue desde Huancavelica a Potosí, por cuenta de S.M., hizo asiento (contrato) por via de factoraje (Empleo y encargo) con:
— Gonzalo Fernandez de Herrera y compañia, en que vendio todo el azogue de Huancavelica a precio de 64 pesos por quintal, puesto en la villa de Potosí, por tiempo de tres años, que comenzaron en Enero de 1577.
— Hizo otro asiento por via de factoraje con D. Carlos Corco y compañia, en que le vendio el dicho azogue a 72 pesos el quintal, por tres años, que comenzaron por Enero de 1580.

D.Fernando Torres y Portugal, Conde del Villar.| 1585 – 1589.

— Hizo asiento por la dicha orden por Enero de 1586 con Joan Perez de las Quentas y compañia, en que les dio el dicho azogue a 68 pesos el quintal, por tiempo de cuatro años. Por esta época (1584) empieza el trajin de azogues Huancavelica – Chincha, que durará siglos.

Virey Juan de Mendoza y Luna, Marqués de Montesclaros. | 1607 – 1615.

— El primer trajín a Chincha; está hecho asiento con un «particular» (no menciona nombre). Precio del quintal de azogue en Potosí 70 pesos ensayados. Es el primer Virey del Perú que menciona clara, taxativa e inequivocamente el Real Almacén de San Gerónimo. Pero es muy probable que ya existiera desde 1584, la función principal de este Real Almacén es la de hacer relevo de las Llamas por mulas.

D. Francisco de Borja y Aragón, Príncipe de Esquilache. | 1616 – 1621.

— Los trajines de Guancavelica a Chincha de este azogue dejo asentado con Andrés de Matos (Θ)a 13 reales 1/2 por cada quintal, con medio por ciento de lo que trajinare, para la merma.

D.Luis Jerónimo Fernández de Cabrera y Bobadilla, IV Conde de Chinchón. | 1629 – 1639.

— Para el trajín de los azogues que se envían del Callao, del que viene de España, a los minerales del Cuzco y Caylloma, y también el que se manda llevar del que se saca de Guancavélica a los mismos, y la traída a esta ciudad de las barras y reales de aquellas cajas, está hecho asiento conAlonso Sotelo.

D. Pedro Álvarez de Toledo y Leiva, I Marqués de Mancera. | 1639 – 1648.

Hay enser sobre la haz de la tierra en los almacenes de Guancavélica, en los de San Jerónimo, Chincha, y en las Cajas Reales de este Gobierno de 25.000 a 26.000 quintales de azogue, según los autos y certificaciones que he reconocido, con cuyo puesto 6.820 quintales, que en cada un año deben dar los mineros, hay lo que es menester…Este virey empieza a intentar controlar los fabulosos robos, fraudes y contrabando del azogue. Pone tras las rejas a D. Alonso Tineo Solis Tesorero y Contador del almacén de azogue de Huancavelica.

D. García Sarmiento de Sotomayor, Conde de Salvatierra. | 1648 – 1655

Este virey prosigue con las pesquisas del extravío de azogues y continua el proceso judicial contra D. Juan Andres de Matos.

D. Luis Enríquez de Guzmán, Conde de Alba de Aliste. | 1655 – 1661

Quedan en los almacenes Reales de San Jerónimo y Chincha 8.100 quintales y en los de Huancavelica 4.000 y saldran de las fundiciones 5.000. Por esta época se descubren las famosas minas de plata Laycacota en Puno.

Real Audiencia de Lima. | 1672 – 1674

— Existen en los almacenes de Huancavelica: 7.613 quintales y 12 libras de azogue en los de Chincha, en los de San Jerónimo 500 quintales, y ademas van caminando 4.000, los 3.000 de ellos para las cajas de Potosí, y 400 a las de La Paz, 400 a las de Oruro y los 200 restantes a las de Carangas. En este gobierno se abre proceso contra otro trajinero de azogues de Huancavelica.

Real Almacén de San Geronimo

El Real Almacén de San Jerónimo La quema de los almacenes de Azogue y posterior proceso judicial.

Relación del Estado del Reino del Perú que dió la Real Audiencia de Lima al Señor Virey Conde de Lemos, que le entró á Gobernar en 21 de Noviembre de 1667.

«6. Toca á esta materia la quema de los almacenes de azogue de San Jerónimo, que sucedió en el gobierno del Sr. Don Diego IV De Benavides Y De La Cueva, á 24 de Enero de 666 (1666), donde habia 1900 quintales de azogue; sirven estos de que el trajinero asentista que conduce este género desde Guancavelica por la Puna, en carneros de la tierra, haga alto en aquel paraje, que es el fin de ella, para trajinarlos después con mulas al almacén de Chincha, donde los recibe el factor oficial Real que allí recide.
Corría el asiento hecho con obligación y fianzas por D. Jerónimo de Sotomayor, vecino de la villa de Guancavelica, donde estaba á la sazón tratando de conducir más, el cual ocurrió luégo á esta ciudad, y presentó memorial al Sr. Virey, refiriéndose el caso, y ofreció ir al dicho paraje, disponer á la cava y saca del azogue; y habiendo dado vista al Sr. Fiscal con su respuesta, se le permitió ir al dicho efecto con calidad de fianzas, guardar allí su prisión, y sin perjuicio de los demás derechos fiscales; y en esta conformidad fué, y habiendo sacado hasta en cantidad de 1.500, 1.000 dió en aquel sitio, y acaso en la saca.
Habia despachado comision el Sr. Virey al Sr. D. Juan de Padilla, alcalde del crímen, que se hallaba á la sazon en aquel distrito, para la averiguación y castigo de los que resultasen culpables, en cuya conformidad obró, y pronuncio algunas sentencias contra algunos, y en cuanto á la ejecucion, lo remitió al Real Gobierno, y envió las causas.
El Sr. Fiscal apeló de las sentencias, pidiendo se aumentase la pena, de que se dió traslado á las partes; despues se ocultó el proceso, y no parecio en muchos meses, respecto de la muerte de D. Francisco de Ecacero, secretario de la Gobernacion; y habiéndose hallado, va prosiguiendo el Sr. fiscal, en cuyo poder, ó en el oficio de Gobiero, se hallará el proceso, á que en todo nos remitimos.

Relaciones de los vireyes y audiencias que han gobernado el Perú, Volumen 2, pag. 204, Lima 1859. | Real Audiencia de Lima  |  Ebook Gratis

Corrupción Minera

Huancavelica celebre y famosa mina del metal mercurio, la historia y las personas le conocen con el nombre de la Abominable Mina de la Muerte

Si hay monstruosidades en el gobierno de los hombres, está verificado más que en ninguna otra sociedad, en la de mineros de Huancavelica; y si hay pena simulada que imponer a un hombre bajo del título aparente de ocupación honorífica, lo es el gobernar este gremio; no cabe en ninguna ponderación explicar lo que padece el que se encarga de semejante negocio.D. Antonio de Ulloa, Gobernador de Huancavelica y Superintendente de sus minas
1757 – 1764

Antonio de Ulloa fue nombrado gobernador de Huancavelica y superintendente de sus minas mediante real decreto de 11 de agosto de 1757. El ministro Arriaga que lo recomendó ponderaba sus conocimientos en minería así como su honestidad y voluntad de servicio. Se esperaba que la producción se relanzaría con un hombre honesto y de profundos conocimientos técnicos. La experiencia demostró luego lo erróneo de tal planteamiento.
El accidentado gobierno de Ulloa puso de manifiesto entre otras cosas que ni la honestidad ni la ciencia eran argumentos seguros para abordar el estado decadente de aquellas minas. En opinión de Ulloa, los mineros estaban dominados por la soberbia, no cumplían con sus obligaciones, ni había medio de forzarlos a ello; incurrían en cuantas picardías son imaginables y propenden a la mentira y a la trampa. 
Su salida de Lima encontró toda clase de obstáculos. Sus bienes fueron embargados en previsión del dictamen de los tribunales sobre los cargos que se le imputaban se le requirió para que devolviese documentos de la caja real y se le obligó a que nombrara un apoderado. Además su sucesor Carlos Beranguer se negó a recibir la mina en los términos que señalaba Ulloa y no se responsabilizaba de los derrumbes que pudieran ocurrir. Ulloa ya en Panamá radicalizó sus opiniones y afirmó sobre la mina que estaba en manos de un gobernador que sólo pensaba en enriquecerse y que se había rodeado de sujetos criminosos delincuentes y de lo más despreciable de aquel vecindario.

 Actas Del II Centenario de Don Antonio de Ulloa. | Escuela de Estudios Hispano-Americanos (Consejo Superior de Investigaciones Científicas). |  EBook Gratis

«Cumplí hasta el fin con el amigo,
que buey viejo hace surco derecho.
Comida acabada, amistad terminada.»

Entre todas las minas de este Reino son las principales las de Guancavelica y Potosí, la una el alma y la otra el corazón de las demás. —José de Armendáriz, Marqués de Castelfuerte, Virrey del Perú 1724-1736. 

Minas de Huancavelica Perú